Estas leyendo:

Los desafíos: grandes oportunidades para crecer

Llegó mayo y como cada inicio de mes en este 2021 aquí voy contándoles qué acontece y lo que la vida me va diciendo.

Esta entrada al blog la motiva el desafío que actualmente estoy viviendo con la mudanza de casa que desde hace días hemos estado viviendo, la que justo llega en el momento -luego de 6 meses rondando en la idea de mudarnos -, para manifestar la nueva movilización emocional que estoy atravesando esta vez.

Son muchos los desafíos que he vivido en mi vida, antes y después de ser esposa y mamá, pero cada uno me permite experimentar mil sentimientos, profundizar en mí, reflexionar y llegar a grandes aprendizajes. Cada uno para la etapa de consciencia por la que atravieso en el momento, sin embargo, no puedo negar, que cada vez veo más mensajes en las cosas que me pasan, sólo como un reflejo de lo que siento o necesito trabajar en mí.

La mudanza de casa: un desafío más que no se escapa de este background de experiencias para crecer.
Si, la mudanza. Pareciera algo tonto. Quizás no lo había vivido así antes y quizás es porque a nivel emocional también estoy revuelta y vulnerable, entonces, sólo me muestra la forma tan radical, pero a la vez respetuosa, en la que debo movilizarme de un lugar a otro. De conceptos viejos a nuevos y aún más, de formas de ver la vida a otros con mayor amplitud, peeeero sobre todo a buscar renovarme, sacar eso que ya no me funciona y ocupa espacio en mi alma, mi mente y mi corazón y nada bueno me aporta.

Esta mudanza integral me ha permitido ver claramente lo necesario que son estas 10 acciones en mi vida:
1.- Desprenderme de las cosas (materiales y emocionales) que ya no tienen sentido guardar y que me impiden avanzar en lo personal.
2.- Mantenerme organizada física y mentalmente.
3.- Practicar mi habilidad para pedir ayuda.
4.- Seguir entrenándonos en las habilidades para tolerar, comunicarnos, acordar y respetarnos entre sí.
5.- Salir del esquema que me caracteriza y darme el permiso de ser flexible para aprender nuevas cosas.
6.- Vivir los desafíos acompañada de mi sistema de apoyo.
7.- Estar dispuesta a fluir, sentir y validar en el hoy.
8.- Seguir practicando mis tareas de autobienestar y cuidado por más caótico que esté todo.
9.- Velar por mi primero, para poder luego ayudar a otros a velar por sí mismo, si así lo necesitan.
10.- No forzar nada y estar atenta al mensaje detrás de cada cosa que ocurre.

Quizás no estás viviendo ninguna mudanza de casa, pero recuerda que mudarse es movilizarse y constantemente la vida nos invita a ello.
Las emociones se movilizan cada vez que vivimos desafíos y de esos sobreabundan en la vida. Queremos huir de ellos… queremos que no estén, pero son el ancla para crecer, para evolucionar y aprender nuevas habilidades. Toca entregarse… dejar de hacer resistencia y entregarse. Con este blog me entrego por completo para seguir creciendo. Yo a veces he crecido más y a veces menos, pero siempre desde una mirada resiliente, veo como los desafíos me invitan a crecer.

Cuando te sientas en angustia, recuerda esta frase:

Te mando un abrazote. Toma de aquí lo que creas que te pueda funcionar y si nada te funciona también estará bien.
Te comparto mis procesos porque escribiéndolos me permite ver cosas y sé que hay muchos de Uds, atravesando momentos tan fuertes como los míos, a nivel personal y familiar. Todo es válido. En cualquier plano; todos invitan a crecer!.
Con amor, esperanza y paz.
Luiza.


¡Hola, soy Luizandra!

¡Qué alegría que estés dando el paso para convertir tus retos de ser familia en una oportunidad para crecer! 

Este blog está creado para apoyar a todos los padres y familias en sus retos del día a día, sin importar la magnitud de los mismos.

No más quejas,  drama ni frustración. ¡Tomemos acción!

Siempre hay esperanza y propósitos detrás de esta situación que estás viviendo.

¡Salúdame en redes sociales!

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue Leyendo

Artículos relacionados

¡No te pierdas!

Los 4 secretos para una crianza respetuosa y con propósito.