Estas leyendo:

Acompañar a los hijos en su dimensión espiritual

Podemos creer que el desarrollo del espíritu está centrado en el tema religioso, pero la religión y las creencias son solo una parte de nuestra experiencia humana que no necesariamente aplica para todos.

Hoy Vero, mi nena grande se convirtió en capitana de la sección de tenor en su banda escolar (sueño que tuvo desde hace años). No sólo eso; el domingo hizo su confirmación… y en menos de 10 días se hace senior (comienza su último año de secundaria). ¡¡Tantas cosas pasando y yo comienzo a ponerme sensible!!.

Tenía 4 meses sin aparecer por acá y hoy lo hago sólo para compartir lo que he tenido en el corazón en los últimos días: el camino recorrido junto a ella y cómo la historia transcurre en un abrir y cerrar de ojos.

La Luiza que pidió el bautismo para Vero cuando tenía 1 mes y 7 días de nacida no es la misma que la acompañó en su 1ra comunión ni menos la que este domingo la acompañó a finalizar una de las experiencias más lindas que tuvo en sus últimos 2 años (su preparación a la confirmación). Yo he cambiado… ella también. Juntas nos hemos transformado siendo mamá, hija, niña y mujer. 

Ella solita me pidió entrar a confirmación y la apoyamos.Quiso hacerlo y se lo disfrutó tanto que el domingo sentía tristeza por despedirse de esta etapa que implica también seguir creciendo. Hizo amigos, conoció personas, se conoció a ella misma… en sus propias palabras algún día me dijo: “confi mamá, es mi lugar seguro” (WOW).  Si hay algo que me quedó del sermón del sacerdote fueron 3 frases: Los jóvenes se confirman y en su preparación profundizan en sí para descubrir “quiénes son”, “a qué han venido a este mundo” y “cómo pueden cumplir con su propósito”. Esto es netamente humano y amé escucharlo.

Veía hoy a Vero celebrando su nuevo rango en banda, la veía el domingo y echaba atrás la memoria y sólo podía sentir gratitud (ah! y mira que hoy es día de acción de gracias). Acompañarla en su desarrollo espiritual me recuerda que la acompaño en su experiencia humana. La dimensión espiritual generalmente se refiere a la búsqueda de significado y conexión con algo más grande o trascendental que uno mismo… y allí entran los valores, el propósito, el significado de la existencia, el desarrollo personal, el bienestar emocional y la búsqueda de pertenencia y conexión.

Me siento agradecida porque hoy me di cuenta que mientras la acompaño a ella y a su hermana, también me descubro yo cuando en ocasiones me veo a través de ellas. Recordemos que somos seres integrales… y que estamos en esta vida para compartir nuestra existencia en todas sus dimensiones: física, mental y espiritual y que al acompañar a los hijos es necesario hacerlo desde todas sus dimensiones humanas mientras también profundizamos nosotros en quiénes somos, que vinimos a hacer a este mundo y cómo lograremos cumplir con nuestro propósito. Lo 4to que más me gustó (y estas son las únicas 4 que quedaron en mi corazón) fue que el cura dijo: el propósito de Dios es que seamos felices. Con eso me quedo y con base en ello sigo sintiendo y reflexionando.

Quise compartir este sentimiento de hoy y por eso mis lineas. Gracias por leer parte de este camino compartido con mi chiquita grande… Mi Vero; mi primera experiencia siendo Luiza mamá.

Un abrazo.
Luiza.

¡Hola, soy Luizandra!

¡Qué alegría que estés dando el paso para convertir tus retos de ser familia en una oportunidad para crecer! 

Este blog está creado para apoyar a todos los padres y familias en sus retos del día a día, sin importar la magnitud de los mismos.

No más quejas,  drama ni frustración. ¡Tomemos acción!

Siempre hay esperanza y propósitos detrás de esta situación que estás viviendo.

¡Salúdame en redes sociales!

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue Leyendo

Artículos relacionados

¡No te pierdas!

Los 4 secretos para una crianza respetuosa y con propósito.