Estas leyendo:

2024: Un año tan maravilloso como tú y yo

Para adentrarme a declarar que el 2024 será un año maravilloso necesito primero conectar con el deseo de que así sea y eso requiere de la palabra y la acción de «intencionar» el año.
Y según google la intención es definida como «Determinación de la voluntad en orden a un fin»… y además agrega como sinónimos las palabras voluntad, propósito, deseo, objetivo, fin, idea, ánimo, mira, pensamiento, designio, determinación, pretensión, empeño, meta, motivo.
Me gusta comenzar mis escritos con conceptos porque me calibra y alinea mis pensamientos y el orden de las palabras que quiero compartir.

Es decir, esta simple búsqueda me confirma que la intención va más allá de comerse las uvas en el conteo regresivo del 31, las maletas que se pasean, la lista de deseos y el mapa de los sueños que a veces solemos hacer… nada de esto que tenemos en el corazón y la mente podrá cumplirse si no lo acompañamos de acciones concretas. Es decir, por más que querramos tener un cuerpo sano y fuerte y gozar buena salud, nada lograremos si no hacemos ejercicios, nos depuramos de comida chatarra y hacemos sabias elecciones desde el hacer.

Fíjate que la intención recoge idea, pensamiento y deseo + otras palabras que recogen acción: determinación, ánimo y empeño.

Vuelvo aquí a repetir lo que he venido comentando en diferentes contenidos de mis redes: todo comienza en el SER y el SENTIR, pero se complementa con el HACER. Si solo hacemos nos desgastamos sin sentido y en BURN OUT total y si sólo sentimos nos quedamos en el aparato de no lograr lo que anhelamos con el corazón. Ambas cosas, sin duda me recuerdan también el criterio FIRME y AMABLE de la Disciplina Positiva… quién conoce del tema sabe a qué me refiero.

En este sentido, comparto rapidito para ir concretando… tengo 3 años cerrando mis años con mucha observación y consciencia e iniciando mis años con mucha conexión a lo que quiero sentir -aunque no siempre he hecho suficiente para alcanzarlo-.
Cada año ha sido más profundo este viaje y este 2024 no es la excepción; tanto que es 31 de enero y aún compartiendo sobre ésto.
Considero también que cada uno tiene su tiempo y eso es respetable…, pero lo que más sostengo es que TODOS contamos con los recursos internos para conectar con esa voz y lograr lo que ella nos comenta… yo trabajo en los míos y aún los sigo descubriendo. Cuando todo se fusiona de forma coherente y alineada: emoción + pensamiento + acción… ocurren cosas maravillosas.

Este domingo tuve la oportunidad de compartir sobre esto con un selecto grupo de mujeres preciosas que nos unimos en un solo sentir… fue mágico!!!. Todas salimos emocionadas, enfocadas y con mucha más claridad sobre lo que nos enseñó el 2023 y lo que realmente queríamos para el 2024 desde el corazón (foto de ese día es la del encabezado de esta entrada)

Te pregunto 4 cosas para ir cerrando:
1. ¿Qué aprendizaje del 2023 aplicarías a tu 2024 para hacerlo más poderoso?
2. ¿Qué te susurra el alma?… ¿Cómo te quieres sentir en este año? (dimensión SER)
3. ¿Qué tendrías que hacer (elige 2 ó 3 acciones concretas) para conectarte durante todo el año con esa emoción? (dimensión HACER)
4. ¿Qué gran cosa te gustaría lograr este año alineado a ese sentimiento meta?… ¿¿te haría sentir así en efecto?….

Deseo para ti mucha intención en este 2024 (deseo + enfoque + acción). Que logres lo que anhelas y que la fuerza para tomar pasos diarios que te acerquen a esa intención, te acompañe siempre porque no siempre hay fuerza ni disciplina.

Por aquí sigo yo… conectada por todas mis redes, generando contenido, conectando mucho conmigo, introspectando mucho y recordando a diario mi «motivo» para seguir eligiendo desde el corazón, la razón y la acción.
Abrazo desde el alma,
Luiza.

Pd. Te animo a compartir si algo te dijo este blog y así seremos muchos más conectando con la intención de nuestros corazones.

¡Hola, soy Luizandra!

¡Qué alegría que estés dando el paso para convertir tus retos de ser familia en una oportunidad para crecer! 

Este blog está creado para apoyar a todos los padres y familias en sus retos del día a día, sin importar la magnitud de los mismos.

No más quejas,  drama ni frustración. ¡Tomemos acción!

Siempre hay esperanza y propósitos detrás de esta situación que estás viviendo.

¡Salúdame en redes sociales!

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue Leyendo

Artículos relacionados

¡No te pierdas!

Los 4 secretos para una crianza respetuosa y con propósito.