Estas leyendo:

18 años: llegando a la mayoría de edad siendo mamá

¿Ya tengo una hija adulta?… Vero cumple 18 esta semana y me digo: llegaste a la mayoría de edad siendo mamá, Luiza. ¿Qué representa ésto?. Anoche me dijo: «mamá… en 4 días comienzo una edad en la que puedo ir presa» (a la cárcel) y esto me dejó pensando muchas cosas.

La adultez está marcada por diferentes factores. La edad, la cultura, la familia y el desarrollo socio emocional nos dan indicios de que un chico está pasando de la adolescencia a la adultez, pero ¿qué representa esto ante la mirada de una mamá que siente ya el llamado, con este cumpleaños, de seguir soltando a su nena y ahora, de forma más acelerada?.

Siento que fue ayer cuando tuvimos esos cumpleaños de Campanita, Hi-5, Dora la Exploradora, La Sirenita, Angelina Bailarina, Los Pitufos y de Spa. En la medida en que fue creciendo obvio todo fue cambiando: no solo sus cumpleaños, sino sus intereses, sus competencias … sus necesidades y, en el tránsito de su transformación, me invitó a la mía. Me invitó a conocerme, a revisarme, a identificar qué ya debía soltar de mi maleta de creencias y expectativas para que la relación pudiera sentirse bonita en medio de los desafíos naturales de los vínculos. Y así, transcurrieron los últimos 4 años…. yo en un proceso profundo de sanación y juntas transitando un camino de conversaciones profundas, complicidad, momentos de conexión, reconciliación y desacuerdos. Y es que de esto se trata la relación con los hijos creo, un camino no siempre lineal en el que ellos son nuestro espejo y reflejan siempre, eso que debemos trabajar en nosotros.

Acompañar a Vero en su camino hasta hoy (a dos días de su cumple #18) ha sido un viaje de mucha evolución, en la que en apariencia externa he sido siempre la misma Luiza, mamá de Vero, pero que, en el interior, ha elegido sanar y soltar cosas en el camino para poder disfrutar más de la temida la adolescencia.

Su adolescencia me ha ayudado mucho a voltear a ver la mía, a reconciliarme con mi historia, a confiar en el proceso y a cosechar los aciertos y desaciertos de lo sembrado en su infancia. Bendita adolescencia: momento para seguir sembrando, trasplantando y cosechando. Y así entre ser una mamá jardinera caigo en cuenta que llegó la edad en la que legalmente tiene más voto, derechos, deberes, responsabilidades sociales y, momento en que la vida por sí misma, le empezará a exigir a mostrar sus valores y hacer uso de sus habilidades para lograr independencia y construir la realidad que ella misma quiere lograr.

Con esta reflexión voy cerrando este escrito. 18 es un número cargado de expectativas e hitos y también es un momento en el camino en el que siento que el trabajo de soltar, confiar y seguir acompañando continúa. Con grandes virtudes y grandes errores sigo clara que paralelo a la labor que he hecho, aún falta por hacer; sobre todo el de seguir siendo ejemplo de eso que perdura… hoy me recuerdo que no importa cuán lejos o cerca esté físicamente de Verito, de ahora en adelante, la vida pondrá ante ella muchas opciones por elegir y mi rol será el de estar a su lado (aunque no siempre de acuerdo) alentándola a aprender de sus propias decisiones.

Con esta celebración me recuerdo y te comparto esta frase que me encanta y que además también está en mi libro:

Espero que los hijos, siendo niños, adolescentes y adultos tengan la dicha de sentir bienestar de nuestro lado. Que seamos una persona que impacte para bien sus vidas, dentro de nuestros errores humanos, y siempre seamos ese puerto que sientan seguro volver, cada vez que lo necesiten.

Gracias por acompañarme en este camino y recibir los aprendizajes que me ha traído mi propia maternidad.
Con gratitud por estas fechas y lo que estamos viviendo.
Luiza.


¡Hola, soy Luizandra!

¡Qué alegría que estés dando el paso para convertir tus retos de ser familia en una oportunidad para crecer! 

Este blog está creado para apoyar a todos los padres y familias en sus retos del día a día, sin importar la magnitud de los mismos.

No más quejas,  drama ni frustración. ¡Tomemos acción!

Siempre hay esperanza y propósitos detrás de esta situación que estás viviendo.

¡Salúdame en redes sociales!

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue Leyendo

Artículos relacionados

¡No te pierdas!

Los 4 secretos para una crianza respetuosa y con propósito.